Como les dije anteriormente, tuve que pasar por una experiencia bien vergonzosa, para que me haya hecho la pregunta ¿Por qué  apesto tanto? Entonces me puse manos a la obra, primeramente, analicé mi actitud con la cual me di cuenta de cual era mi problema, en segundo lugar, me puse a buscar la forma de como combatir este mal, hongos en los pies. Según dicen hay varias formas, de las cuales me intereso unas cuantas. Empecé primero con las medicinas que recetaban algunos médicos que incluían, pomadas y algunas que otras capsulas.

El resultado de esa experiencia fue que no me resultó para nada bien, mejor dicho, al comienzo como que quiso dar resultado, pero al pasar de los días de tornaba molestoso caminar con la pomada puesta en los pies, entonces dejé a un lado esa medicación que de igual manera me seguía sudando los pies. Por si acaso no digo que los pies no tienen que sudar, puesto que es natural de cada ser humano.

Entonces cambié de método. Alguien por ahí me dijo que el tenía el mismo problema y que estaba siguiendo un sistema de cura natural, que incluía lavarse con agua de salvia o romero, también tenía que hacer una pomada a base de bicarbonato de sodio con un poquito de agua, ponerse en las partes afectadas y dejar secar, para luego volverse a mojar con agua natural y después el secado, tiempo del proceso: 20 a 30 minutos.

Si se preguntan que si  tuvo resultados, pues no lo sé, porque me dijo que tenía más de un mes y lo único que lograba era mantenerlos secos, pero cuando se ponía los zapatos, empezaba de nuevo con el problema, por lo tanto, ni siquiera me animé a tratar de hacerlo, porque justamente eso es precisamente lo que significa “Tratar” y eso es intentar y eso incluye en cualquier parte que utilicen la palabra “Tratamiento“.

Ahora de nuevo caí en un dilema ¿Qué hago? Busqué otra forma y me encontré con que también se podía curar con vinagre de manzana, ajo y sal, pero igual, me duró un tiempo y después el mismo problema y no seguí con el tratamiento porque más parecía receta para ensalada. Tengo otra formula, esta incluye yogur por considerarlo ácido, también talco y agua con cloro.

No voy a negar que algunos que otros métodos si me ayudaron, al menos la picazón, pero el mal olor no se quería quitar, mientras tanto yo seguía con mi investigación natural que sin darme cuenta estaba dando con la clave para evitar el mal olor de los pies y por ende se evitaría el molestoso hongos en los pies.  Todos saben que todo tiene un comienzo y mientras nadie de el inicio, nada puede suceder.

Blog recomendado: “Perdiendo el miedo al éxito”  http://rsanahuano.com/blog

Anuncios